Links:

FHUHS French:

FHUHS Spanish:

Benson Pages:

Castleton Pages:

FHGS Pages:

Orwell Pages:

La llorona

En España, hoy es miércoles el 18 de octubre de 2017.

llorona

El Origen de la Llorona1

Recursos:

La historia

El antecedente más conocido de la leyenda de la llorona tiene sus raíces en la mitología Azteca. Una versión sostiene que es la diosa azteca Chihuacóatl, protectora de la raza. Cuentan que antes de la conquista española, una figura femenina vestida de blanco comenzó a aparecer regularmente sobre las aguas del lago de Texcoco y a vagar por las colinas aterrorizando a los habitantes del gran Tenochtitlán.

“Ay, mis hijos, ¿dónde los llevaré para que escapen tan funesto destino?”, se lamentaba.

Un grupo de sacerdotes decidió consultar viejos augurios. Los antiguos advirtieron que la diosa Chihuacóalt aparecería para anunciar la caída del imperio azteca a manos de hombres procedentes de Oriente. La aparición constituía el sexto presagio del fin de la civilización.

Con la llegada de los españoles al Continente Americano, y una vez consumada la conquista de Tenochtitlan, sede del Imperio Azteca, años más tarde y después de que murió Doña Marina, mejor conocida como la “Malinche” (joven azteca que se convirtió en amante del conquistador español Hernán Cortés), se decía que ésta era La llorona, la que venía a penar del otro mundo por haber traicionado a los indios de su raza, ayudando a los extranjeros para que los sometieran.

Regresar a La Leyenda ↩

Una versión Mexicana

llorona

Al dar la medianoche se escucha en el corazón de México un pavoroso grito que viene repitiéndose desde hace más de cuatro siglos. La lúgubre voz es la de una mujer que se lamenta diciendo: “¡Ay mis hijos, mis pobrecitos hijos, mis desdichados hijos!” Es La Llorona, que con la ropa rasgada y manchada de sangre anda errante por las noches llorando su pesar.

Según una leyenda del siglo XVI, en la ciudad de México fue ajusticiada en la horca una mujer acusada de haber dado muerte a sus hijos. La tradición conserva el nombre de aquella desdichada Medea americana que como la heroína de la tragedia griega mató a sus hijos para vengar el abandono de su amante. Se llamaba doña Luisa de Oliveros, y era una bella mujer de los primeros años de la Colonia, descendiente de indígena y español, que, seducida por don Nuño de Montesclaros, tenía dos hijos de tan apuesto y noble capitán español.

La tradición agrega otros detalles: cuando doña Luisa, cada vez más olvidada de su antes solícito y rendido amante, se decide a rondar la opulenta mansión de los Montesclaros, llegan a su oído los ecos de la rumbosa fiesta en que don Nuño celebra su matrimonio con una rica dama de la nobleza.

La infeliz logra hablar con él, y al ser rudamente rechazada, comprende que a causa de su sangre indígena jamás será considerada como una mujer digna de su seductor.

Rasgando sus vestidos y bañada en lágrimas llega a donde se hallan sus inocentes hijos, a quienes da muerte, en un acceso de locura, con un pequeño puñal que conserva como regalo de don Nuño. Tinta en sangre recorre luego las calles de la ciudad lanzando un grito de dolor inacabable, hasta que es aprehendida por la justicia virreinal.

Desde entonces, por todo el territorio de la Nueva España se escucha a la medianoche el grito penetrante que eriza los cabellos:

“¡Ay mis hijos, mis pobrecitos hijos, mis desdichados hijos!”

Y no es difícil desentrañar el verdadero sentido de la leyenda: se trata de la raza vencida, simbolizada en el personaje de La Llorona, que mata a sus hijos para que no sean esclavos en la misma tierra en donde antes fueron señores, y que con sus rotos ropajes ensangrentados cruza la noche de México llorando el dolor de la Conquista.

Regresar a La Leyenda ↩

Regresar a La Leyenda ↩

Las “Otras” Lloronas

Esta leyenda se extendió a otros lugares del Pais, manifestándose de diversas maneras. En algunos pueblos se decía que la llorona era una joven enamorada que había muerto en vísperas de la boda y traía al novio la corona de rosas blancas que nunca utilizó.

En otras partes, se creía que era una madre que venía a llorarle a sus hijos huérfanos.

Algunos afirman que es una mujer que ahogó a uno de sus hijos y por la noche lo busca a lo largo de los riachuelos o quebradas, exhalando prolongados lamentos.

Otra descripción de la llorona es la siguiente:

Mujer de figura desagradable, alta y desmelenada, de vestido largo y rostro cadavérico. Con sus largos brazos sostiene a un niño muerto. Pasa la noche llorando, sembrando con sus sollozos lastimeros, el terror en los campos, aldeas, y aún en las ciudades.

Se hace referencia a este personaje acorde con la tradición oral, donde se le define como una madre soltera que decidió no tener a su hijo y por eso aborta, acarreándole esto el castigo de escuchar permanentemente el llanto de su niño. Este castigo la desesperó y la obligó a deambular por el mundo sin encontrar sosiego, llorando, gimiendo e indagando por el paradero de su malogrado hijo.

Regresar a La Leyenda ↩

Después de leer: Preguntas de comprensión

Responde en frases completas con referencia a la leyenda (la versión mexicana arriba y la versión dentro de la película):

  1. ¿Cómo se llama la protagonista de la leyenda?
  2. ¿Cómo se llama su amante?
  3. Cuántos hijos tiene la protagonista? ¿Conoces el nombre de uno de ellos?
  4. Por qué no quiere casarse el señor Montesclaros con ella?
  5. Con quién se va a casar el señor Montesclaros? En la versión de película, la conocemos por su nombre. ¿Cuál es?
  6. Según la leyenda, ¿cómo mata a sus hijos la protagonista?
  7. Según la versión de la leyenda en la película, ¿cuál es la pena por haber matado a sus hijos?
  8. Según la versión en la película, ¿qué tiene que hacer La llorona en cada generación?

Regresar a La Leyenda ↩


1 http://www.escalofrio.com/n/Fantasmas/La_Llorona/La_Llorona.php